lunes, octubre 23, 2006

Los justos, de Albert Camus


Última obra del autor francés, y en mi opinión su obra maestra. Aquí la rebelión camusiana sobre los límites de la propia rebelión, que dos años después provocaría su ruptura definitiva con el PCF en El hombre rebelde, aparece con una pureza brutal. Iván Kaliayev es un terrorista que lucha por un mundo mejor; sin embargo, ante la posibilidad de matar a niños es incapaz de asesinar al Gran Duque. Por ello discute con Stepan Fedorov, que simboliza el terrorista nihilista; aquí un extracto que creo revelador:
STEPAN (Violentamente): No hay límites. La verdad es que vosotros no creéis en la revolución. (Todos se levantan, menos YANEK) Vosotros no creéis. Si creyerais totalmente, completamente, en ella, sí estuvierais seguros de que con nuestros sacrificios y nuestras victorias llegaremos a construir una Rusia liberada del despotismo, una tierra de libertad que acabará por cubrir el mundo entero, si no dudarais de que entonces el hombre, liberado de sus amos y de sus prejuicios alzará al cielo la cara de los verdaderos dioses, ¿qué pesaría la muerte de dos niños? Admitiríais que os asisten todos los derechos, todos, ¿me oís? Y si esta muerte os detiene es porque no tenéis seguridad de estar en vuestro derecho. No creéis en la revolución. (Silencio. KALIAYEV se levanta.)
KALIAYEV: Stepan, me avergüenzo de mí y sin embargo no dejaré que sigas. Acepté matar para abatir el despotismo. Pero detrás de lo que dices veo anunciarse un despotismo que, si alguna vez se instala, hará de mí un asesino cuando trato de ser un justiciero.
En la segunda ocasión, Kaliayev no duda y el Gran Duque muere. Sentenciado a muerte, da una última lección. "Si no muriera, entonces sí sería un asesino".Se trata sin duda de la obra en la que más se deja notar la influencia de Dostoyevski, especialmente la de la novela Los demonios (que posteriormente Camus adaptaría al teatro).

Y con este artículo acabamos la obra teatral de Albert Camus. Por último recordar que el autor argelino también adaptó para el teatro Los espíritus, de Pierre de Larivey (1953); La devoción de la Cruz, de Calderón de la Barca (1953); Un caso clínico, de Dino Buzzati (1955); Réquiem por una monja, de William Faulkner (1956); El caballero de Olmedo, de Lope de Vega (1957) y Los Demonios, de Dostoyevski (1959).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi opinión esta es una muy buena obra que te mantiene interesado en ella y al filo del suspenso de lo que va a pasar. al final se vuelve un poco tediosa por los discursos de la justicia pero no por eso deja de ser una buena y recomendable obra.

Elian Acuña dijo...

Una de las Obras MAGISTRALES del Señor Albert Camus.
Como grupo estamos orgullosos en representar una adaptación de su obra.

Espero que el público tenga una buena acogida de nuestra representación en las Tablas del Teatro Chileno.
Más información en:
http://www.obralosjustos.blogspot.com

Gracias a todos ustedes.