sábado, septiembre 23, 2006

El despertar de l'enfant terrible

Procuré inventar nuevas flores, nuevos astros, nuevas carnes, nuevas lenguas. Creí adquirir poderes sobrenaturales... Ahora debo enterrar mi imaginación y mis recuerdos. Una bella gloria de artista y de narrador me ha sido arrebatada. Me han devuelto a la tierra. ¡A mí!, A mí, que me soñé mago o ángel...

Arthur Rimbaud

Otro Próspero. Pero qué Próspero...

2 comentarios:

elangeldelasmilvioletas dijo...

que bonito....mago o ángel.
Te invito a mi blog. besos.

Patricia Barraza dijo...

buen post... muchos saludos desde tijuana