viernes, mayo 12, 2006

13,99 euros, de Frédéric Beigbeder


Con 13,99 euros, Frédéric Beigbeder se convirtió en uno de los fenómenos de la literatura francesa, además de lograr ser despedido de la agencia de publicidad para la que hasta entonces trabajaba de creativo. Un punto más para la novela: se nota que Beigbeder ha dado donde duele.
En cuanto a su obra, podemos decir que sigue los pasos de su amigo Michel Houellebecq, aunque desde luego no es tan visceral ni se mete en los tabús con los que el bueno de Michel parece disfrutar tanto. Podemos decir que Beigbeder actualiza la clásica crítica al sistema.

13,99 euros nos presenta a Octave, un creativo de éxito, que acaba de abandonar a su novia porque le ha dicho que está embarazada. Como lo leen. Sin embargo, la novela no nos hace pasar por una crisis existencial-sentimental, y pone el acento en la descripción del funcionamiento de las agencias de publicidad: la estupidez de los clientes, la carrera por lograr el trabajo del superior...

A pesar del tono de mi crítica, no se debe suponer que Beigbeder no es cínico y burlón. Lo es, y mucho. Pero comparándolo con Houellebecq, resulta más almidonado: quizás por ello pueda seducir a algun lector al que Michel le pareciera demasiado hard. Sin embargo, la impresión que da Beigbeder es la de no haber sufrido lo suficiente para la literatura que pretende escribir (esto me trae a la memoria una cita de no recuerdo quien "Hay que haber sufrido mucho para disfrutar a Lovecraft"). Seguramente es demasiado guapo para ello.

3 comentarios:

spookAiser dijo...

A mí me gusta muho Houllebecq y en Beigbeder encontré otro escritor en su línea, y aunque coincido en que es un poco más suave, disfruté mucho con este libro. No sé si habrás leído Windows on the World, pero es altamente recomendable, aunque no se trate del mismo estilo, contiene unas reflexiones muy interesantes respectos a algunos de los temas que hoy en día nos ocupan.

Gawyn dijo...

Guau, 3 comentarios ya. De aquí a ser referencia mundial, un paso.

No he leído Windows, aunque lo tengo. Antes pensaba leer El amor dura 3 años, que es más cortito y parece más cabrón -me encanta este rollito literario del amor como soporte para la reproducción-. Supongo que este verano le echaré un vistazo.

El misionero dijo...

13,99 tiene fuerza hasta que se diluye un poco en su propia in(consciencia) de estar marcando un terreno vedado y desconocido. En publicidad todo el mundo lo ha leído y todos saben hasta donde llega la realidad y donde empieza el mito y la exageración. Que los clientes son estúpidos y que los creativos somos unos trepas, es una gran verdad en la misma medida que es una gran mentira. El libro al menos es divertido y cruel hasta que dejar de ser las dos cosas.